/ Propuestas / Propuesta de tres nuevas Convenciones internacionales sobre contabilidad, genocidio y comunicación

Propuesta de tres nuevas Convenciones internacionales sobre contabilidad, genocidio y comunicación

Observatorio de la riqueza on diciembre 14, 2017 - 8:54 am in Propuestas

Hermano Mayor Francisco

El Observatorio de la Riqueza ha concebido un curso de acción que lo trasciende. Hemos formado la Comisión Padre Miguel D´Escotto para Nuevas convenciones de Las Naciones Unidas que encabezan Adolfo Pérez Esquivel, Nora Cortiñas, Dr. Raúl Zaffaroni, Dra. Gabriela Bosquin, Dr. Daniel Feierstein, Dra. Cinthya Ottaviano, Dr. Arlfredo Grande, Dr. Carlos Rozanski y los integrantes que forman parte del Observatorio desde el inicio y que Usted conoce.

El curso de acción que le adjuntamos es hacia el cumplimiento de la Agenda 2030 ya aprobada por los 193 Estados pero no instrumentada.

Nosotros hemos concebido y acordado un novedoso curso de Acción que propondremos. Pero a la vez somos conscientes que la potencia de la propuesta será rrealizable, si Usted como hombre de Estado y Líder Moral Mundial la acompaña o directamente la hace suya y nosotros acompañamos. Los mismos términos le estamos pidiendo a Evo Morales en su condición de Presidente.

Estamos convencidos que es un curso irreversible dada la naturaleza de la crisis universal. Contiene todo el rigor científico, académico y de experiencia de vida de los Pueblos de Dios, que se expresan en la Comisión.

Estamos en diálogo con los Padres Zampini y Czerny pero tienen otros tiempos hacia esta iniciativa. Por ese motivo es que le solicitamos una reunión para luego poder trabajar directamente con el Secretario de Estado Monseñor Pietro Parolin dado que es un tema hacia las Naciones Unidas y todos los Estados.

Estamos convencidos de que este es el principal camino de puesta en práctica de la Laudato Si. A la vez que nos permitirá a los Pueblos de Latinoamérica cambiar la asfixiante y totalitaria realidad que se ha impuesto en los últimos años en la región. Y que se agudiza día a día. La iniciativa en las Naciones Unidas debería estar acompañada por una Asamblea Universal religiosa en los términos de la Carta que impulsamos con Leonarda Boff que también le adjuntamos.

Esa Convergencia de Estados, Movimientos Populares y Espíritus religiosos en las Naciones Unidas es lo único que hará realidad la Agenda 2030 y los 17 objetivos para el Desarrollo Sustentable (ODS). De hecho nuestra propuesta tendrá una presentación orgánica en los términos del punto 17 de los 17 ODS. Donde queda abierta la puerta para iniciativas y nuevas alianzas para los fines acordados entre los estados.

En ese marco es que a fines de octubre se realiza un encuentro de los Defensores del Público en materia de comunicación de Iberoamérica en Brasilia. Ahí ira Cinthia Ottaviano actual Presidenta de la institución y miembro de la Comisión Miguel D´Escoto a llevar el texto que le estamos adjuntando y traerá un respaldo de todos los Defensores pidiéndole a la ONU, lo que hoy no existe: Una Convención entre los Estados para que los Pueblos se puedan comunicar. Una de las tres Nuevas Convenciones que impulsa nuestra comisión.

Le pedimos unas líneas para darle impulso a esta iniciativa que permitirá iniciar el proceso para llenar un vacío que es funcional al poder concentrado, injusto y violento.

Las tres Nuevas Convenciones son el mejor instrumento para el fin de la corrupción y la violencia vinculado al narcotráfico y el tráfico de armas y de personas. El Nuevo Sistema de Contabilidad termina con los secretos (impositivos financieros estadísticos). La Nueva Convención para el Fin de los Genocidios será para actuar antes de los hechos. Especialmente mediante la reforma del FMI emitiendo moneda DEJ Derechos Especiales de Justicia en lugar de DEG actuales. Y la Convención de Comunicación permitirá que los pueblos hagan oír su palabra. Que es la Palabra de Dios hoy crucificada

Hermano Mayor Francisco, cada día rezamos y militamos más por Usted.

Guillermo Robledo, Eduardo Murúa, Raúl Zaffaroni, Clelia Isasmendi.

 

Buenos Aires, Octubre 17 de 2017

CARTA A LOS OBISPOS DE ARGENTINA Y DEL CELAM

Nos permitimos solicitarles una reunión a los efectos de presentarles las iniciativas que hemos tomado en el marco del Mensaje de Francisco y nuestra Encíclica Laudato Si.

Les adjuntamos las iniciativas que vamos a presentar a las Naciones Unidas. Son propuestas para superar la obsolescencia de las instituciones internacionales que Francisco describe permanentemente. Pasamos a detallar sintéticamente:

1. Nueva Convención de Contabilidad Pública y Privada basada en el Principio de la Partida Cuádruple en lugar de la actual Partida Doble:

1.1. Dicha Convención permitiría que la información hoy disponible y que desaparece por un sistema de contabilidad obsoleta, otorgue nuevas herramientas de gestión para el bien común. Se pondrían en práctica 37 puntos de la Encíclica Laudato Si para cuidar ambiental y socialmente la casa común;

1.2. La riqueza se mediría así de una manera no obsoleta terminando con la injusticia y la violencia;

1.3. La propuesta brinda las herramientas necesarias para el diseño de los marcos regulatorios que Francisco impulsa en la Encíclica y la posibilidad de cumplir la Agenda 2030 ya aprobada por los 193 Estados en las Naciones Unidas. Eliminando los Paraísos Fiscales que no han sido nunca Conveniados por los Estados en el marco de las Naciones Unidas. Y hoy constituyen la fuente central de la corrupción, el narcotráfico, el tráfico de armas y de personas. Constituyendo un verdadero Muro para los Poderes de Fiscalías y la Administración de Justicia en los países y las regiones. Dicho Muro se levanta a partir de las asimetrías contables entre Estados y Paraísos Fiscales. Reforzado por secretor impositivos, financieros y estadísticos que destruyen las Finanzas Publicas y expanden la pobreza, la desigualdad y la injusticia.

2. Nueva Convención para el Fin del Genocidio retomando el espíritu del Padre del Concepto, Rafael Lemkin que coincide en un todo con la Encíclica Laudato Si. Desarrollo integral del Concepto de Proteger que deben cubrir los Estados con sus poblaciones. Elevándolo a rango de Convención dentro de la Nueva Convención de Genocidio.

3. Propuesta de la Convención hoy inexistente en materia de comunicación entre los Estados y los Pueblos. Este vacío que data de 1948 y perdura, ha sido ocupado por 21 Conglomerados comunicacionales hiperconcentrados en el mundo que son parte del poder hiperconcentrado económico mundial. Estos Conglomerados responden exclusivamente a esos poderes concentrados y han Crucificado la Palabra del Pueblo de Dios en el mundo y han degradado la calidad de la democracia. Pero lo más grave es que esa Crucifixión de la Palabra del Pueblos de Dios frena el avance circulatorio para el cual están todas las condiciones dadas.

El vacío permite que la comunicación esté en manos exclusivamente de poderes cada vez más millonarios. Y más miopes. Así por ejemplo la Encíclica Laudato Si es conocida solo por el 0,001 % de la población mundial, por poner un ejemplo que nos toca.

Finalmente les comentamos que estas tres propuestas han sido elevadas a Francisco y las está evaluando. Mientras tanto nosotros siguiendo la parábola del grano de mostaza, seguimos el camino de Jesús´.

Rezamos y militamos por Francisco.

Guillermo Robledo

Coordinador Observatorio de la Riqueza

Comisión Padre Miguel D´Escotto para Nuevas convenciones de Las Naciones Unidas que encabezan Adolfo Pérez Esquivel, Nora Cortiñas, Dr. Raúl Zaffaroni, Dra. Gabriela Bosquin, Dr. Daniel Feierstein, Sacerdote R.Juarez , Dra. Cinthya Ottaviano, Dr. Arlfredo Grande, Dr. Carlos Rozanski,, Dr.Marcos Filardi y los integrantes que formamos parte del Observatorio desde un principio.

 

5 CONCLUSIONES DEL OBSERVATORIO PARA 3 NUEVAS CONVENCIONES

1. Los pueblos son vez más ricos en producción física y biológica de bienes y servicios. Cada vez más productivos. Cada vez más productos disponibles son puestos a disposición.

2. Pero el diseño financiero – monetario – contable y de subsidios esta armado para que esa mayor riqueza no circule, sí que se concentre en los países centrales, saqueando a los pueblos planificando su miseria.

3. El saqueo de la riqueza de los pueblos se efectúa desde la cadena de subsidios de todo tipo que ha reemplazado la cadena de valor.

El principal subsidio es el tipo de cambio que se gestiona desde el Sistema de Paraísos Fiscales, Fuga de Capitales sobre la moneda soberana de los Estados Nacionales.

Este Sistema paralelo, no convencionados entre los Estados en las Naciones Unidas, cumple las funciones de capturar el aumento de riqueza física disponible de los pueblos, monetizarlo en monedas de los imperios y descapitalizar los Estados en su moneda nacional.

De ésta manera el tipo de cambio es el principal subsidio de la política imperial sobre las naciones colonizadas que son obligadas a formalizar los acuerdos de libre comercio, sistemas de contabilidad pública y privada del FMI. Mientras en paralelo son sometidas a los saqueos del sistema de subsidios tipo de cambio – fuga de capitales hacia los países imperiales. Esta acción de pinza sobre las naciones, una legal y formal y otra ilegal y clandestina conforman el esquema de subsidios de las colonias hacia los países centrales vía los paraísos fiscales. El esquema captura y neutraliza así el aumento de la productividad físico – biológica de los pueblos y destruyendo los grados de soberanía y autodeterminación de los pueblos, monetizan el aumento de productividad en las monedas imperiales para que los Estados no lo puedan monetizar en sus monedas nacionales y así fortalecer y ganar libertad. Completan el cerco asfixiante y colonizador “prestando” y endeudando lo robado al propio Estado con lo que antes le saquearon a los pueblos vía endeudamiento pasan tener la propiedad de todos los recursos del País y planifican su uso o no uso según sus planes internacionales, convirtiendo a las democracias en juegos de gobierno. Pero jamás de poder. Porque el poder es la cadena de subsidios del tipo de cambio – fuga de capitales. Que permite instaurar las colonias de consumo, colonias de conciencia (donde los pueblos transfieren sus conciencias hacia los países centrales con el pago de sus tiempos de ocio, sus consumos culturales, su pauta de consumo) y colonias de control y destrucción de la productividad (privatizaciones, planes internacionales de producción de las corporaciones internacionales, extractivismo o no extractivismo, destrucción de la naturaleza).

Este esquema de subsidios – tipo de cambio – fuga de capitales, tiene un vértice de poder trinitario en las tres divisas dólar – yuan – euro. Constituyen un Muro de Acceso a la formidable riqueza que produce diariamente la civilización.

4. Este esquema universal tiene un poder de gestión comunicacional vía los 21 Conglomerados Mediáticos que controlan la opinión pública. En segundo lugar está el orden administrativo que gestionan FMI – OMC – UN y la organización clandestina de los paraísos fiscales. Pero todo se sostiene desde el sistema comunicacional que planifica el analfabetismo financiero, monetario y presupuestario de la población mundial. Ese analfabetismo es el pilar del FMI – OMC – UN. Los pueblos no pueden tener conciencia de:

a. Que son día a día más ricos;

b. Que sostienen todos con los impuestos que pagan (porque son los únicos que pagan);

c. Que la moneda es un consenso social autodeterminado sin otro respaldo necesario que la productividad física – biológica de una Nación.

Para evitar esa alfabetización universal, es que no existe Convención de Comunicación Universal. Ese vacío y esa omisión institucional universal permiten que las decisiones económicas, sociales y políticas se tomen sobre las falacias monetarias, financieras e impositivas de las que hablan los 21 conglomerados Comunicacionales, que son manejados por el dólar, el euro y el yuan.

Esos 21 Conglomerados mantienen categorías falaces como “cadena de valor”, “neoliberalismo”, “libre comercio”, “libre movilidad de capitales”, “financiación y valorización financiera”, “desregulación laboral”, entre otras que conducen a las políticas a los brazos imperiales. Aún con intencionalidad de cambios progresistas.

5. Hoy el mundo tiene toda la capacidad de las siguientes trazabilidades y modelizaciones computacionales en tiempo real para:

a. Medir la productividad y producción de todos los productos;

b. Medir la trazabilidad de los costos antes y después de monetizar;

c. Efectuar la trazabilidad de matrices de insumo productos en términos físicos – biológicos – energéticos – ambientales – horas de trabajo de producción – circulación y momento de consumo y stocks. En tiempo real;

d. Efectuar la trazabilidad de impuestos, presupuestos y ejecución presupuestaria;

e. Medir tiempo de trabajo socialmente necesario para vida de calidad, justicia y paz.

A partir de estas 5 Conclusiones se han elaborado las siguientes 3 Nuevas Convenciones hacia las Naciones Unidas:

“….. Los abajo firmantes nos hemos constituido en una Comisión para Promover la Sanción de cuatro Proyectos en el marco de impulsar un Nuevo rol de las Naciones Unidas junto a los Pueblos.

Los 193 Estados miembros han aprobado la Agenda 2030 y los 17 Objetivos para el Desarrollo Sustentable.

En ese marco ya consensuado es que nos hemos auto – organizado para impulsar el inicio de nuevas convenciones o protocolos que permitan lograr la Agenda 2030 y los 170 D.S.

Las Convenciones que se buscan modificar cumplen en el año 2018 70 años. Y por acción u omisión han devenido en obsoletas o requieren actualizaciones a partir de los cambios ocurridos en el planeta durante dicho período.

La Encíclica Laudato Sí del Papa Francisco en numerosos de sus puntos lo dice explícitamente y convoca en el punto 189: ¨…repensar los criterios obsoletos que siguen rigiendo el mundo¨. En 121: ¨Está pendiente el desarrollo de una nueva síntesis que supere las falsas dialécticas de los últimos siglos¨. En 194 ¨…exige la responsabilidad de repensar la totalidad de los procesos¨.

Inspirados por esa Convocatoria moral y por muchos pensadores nos hemos constituido desde Argentina y Latinoamérica en intérpretes y actores de la Laudato Sí con un sentido amplio y pluralista. Y llegamos a las siguientes conclusiones para la acción:

1) Las Convenciones de las Naciones Unidas en materia de contabilidad pública y privada son obsoletas como instrumento de medición y circulación justa y pacífica de la hiper-riqueza físico-biológica que crea diariamente la humanidad. Haciendo desaparecer la información que en tiempo real y on line dispone la humanidad para solucionar sus problemas de paz, justicia, inmigración y calidad de vida.

En esa pérdida de información vital reside la obsolescencia de las Convenciones Universales que sostienen el sistema de Cuentas Nacionales y la Partida Doble en la contabilidad de la actividad privada mundial.

2) La Convención de Derechos Humanos requiere retomar el proyecto del Padre del Concepto de Genocidio, el Dr. Rafael Lemkin, El espíritu original planteado por Lemkin tiene una similitud absoluta con la Encíclica Laudato Si. Pero el proyecto por él concebido se plasmó solo parcialmente en la Convención de 1948.

Elaborar un protocolo de Actualización de la Convención para el Fin de los Genocidios y reformular a partir de ello el principio de la Responsabilidad de Proteger a las poblaciones civiles en base a conceptos que prioricen la cooperación entre los pueblos y la equidad en el orden internacional será garantía de Paz y Justicia porque dotará a los pueblos del ejercicio de un derecho que hoy tienen cooptado por órganos supranacionales.

3) Al no existir la Comunicación como Derecho Humano convencionado por los Pueblos y sus Estados, queda la comunicación concentrada en 21 Grupos de Comunicación en el Mundo. Esa hiperconcentración no puede resolver por sí sola la complejidad y variedad de devenires humanos. El momento actual requiere la formulación de una Convención Internacional sobre Comunicación, que resulte capaz de aportar a luchar contra la discriminación en los procesos de comunicación y a distribuir con mayor equidad la posibilidad de informarse en un contexto en el cual la información se ha vuelto crucial en cualquier proceso de toma de decisiones, así como podrá incidir en un proceso de mayor democratización de las sociedades.

Al recuperar el espíritu original de Lemkin, junto al cambio de sistemas contables antedichos y la posibilidad de una Convención sobre Comunicación, se dará un sentido virtuoso a la mutación civilizatoria en curso.

A título de síntesis se propone:

PROPUESTA DE PRESENTACIÓN A NACIONES UNIDAS

Pese a que las Naciones Unidas surgieron como el espacio en el que poder analizar e intentar resolver distintos elementos de la conflictividad contemporánea, cuestiones fundamentales siguen sin ser resueltas. En especial, la cada vez más injusta distribución de la riqueza y la creciente disposición de los gobiernos para utilizar la discriminación, la persecución étnica, religiosa y política y el genocidio como modalidades de resolución de conflictos.

Es el objetivo de este proyecto, por tanto, intentar un abordaje global de algunas cuestiones fundamentales de la conflictividad contemporánea, haciendo un llamado a los líderes mundiales para una tarea mancomunada de transformación de la vida en nuestro planeta.

Dicho proyecto cuenta con cuatro iniciativas articuladas a saber:

1) Una modificación del sistema de cuentas nacionales,

2) Un protocolo anexo como modificación de la Convención para la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio (aprobada por las Naciones Unidas el 9 de diciembre de 1948),

3) Una modificación a los principios establecidos en el mandato del Asesor de Naciones Unidas sobre la “responsabilidad de proteger” a la población civil y

4) La sanción de una Convención Internacional sobre el Derecho a la Comunicación.

Se intentará un breve desarrollo del sentido y características de las cuatro propuestas:

1.- Modificación del sistema de cuentas nacionales

Los acuerdos de 1948 sobre los sistemas de cuentas nacionales sostienen el actual funcionamiento del F.M.I., OMC, OCDE y otras instancias. Al sistema Oficial nacido en 1948 se suma la instalación desde 1980 de una Red Universal de Paraísos Fiscales (No Conveniados en 1948) que completan el Sistema de pérdida de información básica para la humanidad. Esa pérdida de información esencial impide la Administración de Justicia y la efectividad de los derechos.

En revertir esa desaparición de información disponible diariamente, radica la posibilidad de cumplir la Agenda 2030 y los 17 O.B.D.

Por eso impulsamos una nueva Convención de Contabilidad Pública y Privada entre los 193 Estados, que desde luego termine con la figura ilegal de los Paraísos Fiscales. Pero que a la vez permita evitar la desaparición de información esencial que tiene cada acto económico, con un Sistema de Partida Cuádruple en lugar de la Partida Doble en la contabilidad privada. Raiz informativa básica on-line que nutrirá el nuevo Sistema de Cuentas Nacionales, generando así la información básica que permita superar el diagnóstico expresado en la Encíclica Laudato Si. En 173: ¨Hacen falta marcos regulatorios globales¨ ¨En 121 ¨…la misma inteligencia que se utilizó para un enorme desarrollo tecnológico no logra encontrar formas eficientes de gestión internacional en orden a resolver las graves dificultades ambientales y sociales.

El nuevo sistema de contabilidad Público y Privado contemplará:

a) Los más avanzados sistemas de modelización computacional físico biológica y monetaria.

b) La monetización de la riqueza físico biológica disponible abarcará monedas sociales en los ámbitos nacionales y la transformación de la moneda DEG del FMI en DEJ Derechos Especiales de Justicia, como divisa internacional de paz y justicia para evitar genocidios y ecocidios y la vigencia de los derechos humanos.

Reaparecida esa información hoy eliminada planificadamente o por obsolescencia, la humanidad tendrá despejado el camino de la generosidad para relacionarse.

2.- Protocolo de interpretación de la Convención para la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio

La Convención para la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio fue una herramienta fundamental en el desarrollo de la humanidad, en tanto explicitó la condena universal al exterminio sistemático de masas de población. Sin embargo, la exclusión tanto de los grupos como de la intencionalidad política de su redacción y la posterior interpretación restrictiva de la misma impidiendo su aplicación a la mayoría de los hechos genocidas contemporáneos, la convirtió en una herramienta inútil, deteniendo su potencia.

Se propone entonces plantear un protocolo ratificatorio que pueda dar cuenta de dos cuestiones centrales:

2.1.- La interpretación del concepto de la “destrucción parcial del grupo nacional”, siguiendo a Raphael Lemkin y a la jurisprudencia de algunos tribunales argentinos, que dan cuenta del intento de destrucción y reorganización del conjunto del grupo nacional interno, sea cual sea el motivo de persecución esgrimido y esté explicitado o no en la Convención (incluyendo a los motivos políticos, de género, identidades sexuales, discapacidad, entre otras cuestiones que la interpretación restrictiva de la misma ha tendido a dejar por fuera),

2.2.- La interpretación de los actos de destrucción que permitan incluir aquellas situaciones que (descriptas en el inciso 2.c de la Convención) incluyan el “someter a las poblaciones a condiciones que hayan de acarrear su destrucción” y facilitando la interpretación de dicha cláusula de modo que pueda incluir a los procesos de hambrunas planificadas, destrucción de servicios sociales, difusión de enfermedades, etc., destrucción del medio ambiente y los recursos naturales, en el caso en que los mismos sean realizados como parte de una política económica sistemática por parte del Estado.

La nueva tipificación de Genocidio tendrá jurisdicción simultánea nacional e internacional. Potenciando el ejercicio de los derechos difusos y de acción colectiva. Dicha articulación universal disparará automáticamente la emisión de los DEJ.

3.- Modificación de los principios de la “responsabilidad de proteger”

También el principio de la “responsabilidad de proteger” surgió como reacción ante un proceso genocida (en este caso el ocurrido en Ruanda en 1994), pero terminó funcionando más como una autorización para la intervención militar en búsqueda de recursos naturales (cuyo caso emblemático fue la invasión a Libia en 2011) en lugar de un verdadero sistema de protección de las comunidades civiles.

Es por ello que la propuesta buscará reformular los principios de la responsabilidad de proteger para excluir las intervenciones militares como estrategia de acción y reemplazarlas por un aumento de las posibilidades de ayuda humanitaria, la asistencia a los refugiados, las sanciones a los responsables de las violaciones de derechos humanos y ambientales (bloqueo de cuentas en el exterior, pedidos de arresto si salen de su territorio, embargos de armas, entre otras). Las crisis de refugiados constituyen una de las situaciones de mayor vulnerabilidad de la población civil en distintos lugares del planeta (siendo los más destacados actualmente Siria y Myanmar, pero con casos de extrema gravedad en gran parte de Asia, África y América Latina). La propuesta de transformación de las obligaciones de la “responsabilidad de proteger” buscarán involucrar a las distintas naciones como co-responsables de la problemática, buscando medidas internacionales que propicien un abordaje global y efectivo de la problemática.

4.- Propuesta para una Convención sobre Medios de Comunicación:

Reconociendo que, ante la concentración de las riquezas económicas e informativas, el camino de los hombres y mujeres excluidos del mundo en busca de equidad y participación en igualdad de condiciones de las vidas democráticas requiere un compromiso urgente y efectivo por parte de los gobernantes.

Considerando que el reclamo por tierra, techo y trabajo encuentra otro derecho transversal necesario para poder ser constituidos: el texto, ya que la posibilidad de nombrar, de dar existencia al propio mundo, la necesidad de dejar de ser dicho por otro, con intereses disímiles, es constitutivo de la posibilidad de conocer y acceder a la información necesaria para dar cumplimiento a los otros derechos humanos.

Proclamando que en una sociedad mediatizada como la actual, quienes no acceden a los medios de comunicación, no acceden a la palabra y son excluidos de la posibilidad de representarse y dar la disputa por la construcción de sentidos, que atraviesa el campo comunicacional.

Preguntando ¿cómo pueden los pueblos acceder a una sociedad igualitaria si no tienen dónde expresar sus necesidades, sus reclamos y sus luchas? ¿Cómo pueden ser reconocidos y reconocerse a sí mismos, con sus tradiciones, sus culturas, sus lenguas y sus historias, si son estigmatizados, demonizados y muchas veces también criminalizados? ¿Cómo pueden levantar su voz, si todos los días son silenciados?

Expresando que a cada paradigma económico le corresponde uno político, pero también uno comunicacional, dado que el camino hacia la concentración del dinero tiene su correlato en la concentración del poder y de los medios de comunicación.

Teniendo presente que los pueblos encuentran hoy una regulación insuficiente para corregir las asimetrías producto de la concentración trasnacional de los medios de comunicación. Que mucho se ha hablado de internet como factor democratizador, pero, sin embargo, la propia Comisión de ONU sobre la Banda Ancha para el Desarrollo Sostenible ha reconocido que menos de la mitad de la población mundial está conectada a Internet y menos de una de cada diez personas de los países menos “adelantados” lo está.

Declarando que la comunicación no es propiedad de un gobernante ni de un empresario. Que la comunicación es de los pueblos. Y su usurpación denuncia una opresión simbólica que no puede generar más que desigualdades y violencias.

Comprendiendo que la redistribución de la riqueza económica pero también informativa resulta urgente para contribuir a la paz social y la vida en democracia, porque las múltiples formas de ver la vida y el mundo no pueden ni deben ser acalladas.

Se reafirma la importancia que reviste:

a) Dar pasos claros y concretos, con compromisos efectivos por parte de los gobernantes del mundo para caminar junto a los pueblos en la concreción de una comunicación concebida como servicio y no como negocio, una información reconocida como derecho humano y no como mercancía.

b) Multiplicar las posibilidades de una comunicación comunitaria, alternativa y popular en la que se pueda exteriorizar el derecho humano a la comunicación, para que unos pocos no sigan ejerciendo el dominio mundial a través del dominio económico y comunicacional.

c) Estados garantes que trabajen para la salvaguarda de este derecho en su dimensión individual, pero sobre todo en su dimensión colectiva.

d) Lograr consensos comunes, pisos mínimos y esperanzas máximas para garantizar los derechos de niños, niñas y adolescentes en los medios de comunicación; de las mujeres, de los pueblos originarios, los afrodescendientes, las personas con discapacidad, las privadas de la libertad y todos los grupos históricamente vulnerados.

Ese marco puede resultar propicio para la reflexión colectiva que impulse una Convención Internacional sobre el Derecho Humano a la Comunicación, para la eliminación de todas las formas de discriminación en la Sociedad de la Información, en procura de mayor equidad y paz mundial.

La declaración de la comunicación como derecho humano y Bien Público deberá instrumentar un sistema que iguale los poderes comunicaciones de los diversos poderes republicanos de la Constitución de los respectivos países. Logrando la igualación de llegada a la sociedad y la retroalimentación de la misma hacia cada poder. Constituyendo la novedad civilizatoria para el ejercicio de la democracia directa y participativa. Recuperando la soberanía comunicacionales de los pueblos.

 

Comments are disabled

Comments are closed.